05-04-2019 | Dermoconsejera | Bienestar personal

Una buena postura… ¡lo cura casi todo!

Y si no lo cura todo, por lo menos te evitará muchos males innecesarios. Y es que adoptar una postura correcta ya sea estando de pie, sentado o caminando, es esencial no solo para evitar lesiones, sino para vivir con plenitud. Y sin embargo, si nos paramos a observar, pocos son los que cuidan su postura.

Donde el problema se hace más evidente es en el trabajo, sobre todo si nos pasamos el día sentados. Durante la jornada laboral estamos pendientes de muchas cosas: las llamadas, los mails, las entregas urgentes, … pero siempre hay una cosa que se nos olvida: la postura. Una mala postura puede provocarnos molestias musculares y dolor de espalda. Y si no la corregimos, contracturas e incluso ¡mala circulación!

Así que, si intuyes que tu postura no es la que debería, toma nota:

  • Nada más levantarte mueve los brazos como las aspas de un molino. Respira. Lentamente. Siente cómo tu cuerpo se reactiva y despierta a cada bocanada de oxígeno que entra en tu sistema.
  • Tras la ducha hidrátate el cuerpo dándote un ligero masaje. Utiliza Hidra-Firming Loción Corporal. Al igual que los ejercicios y la ducha, el masaje no deja de ser otra manera de cuidarte, de tomar conciencia de tu cuerpo, de tus hombros, de tus codos, de la parte posterior de tus muslos, ... Este gesto nos ayudará de manera inconsciente a adoptar una postura más saludable.
  • A la hora de salir. Es importante repartir el peso en todo el cuerpo. En caso de que vayas al trabajo con bolso y/o maletín es aconsejable ir cambiando de brazo y conseguir un equilibrio de peso entre ambas partes del cuerpo.
  • Escucha tu cuerpo. Tómate el tiempo que sea necesario para adquirir la postura correcta. En el caso de estar delante del ordenador, será la pantalla la que deba inclinarse y no nosotros. Debemos utilizar el teclado de forma que nos permita mantener la espalda recta, hombros relajados y muñecas y antebrazos alineados.
  • ¡Muévete! No pases más de 45 minutos sentad@. Después de pasar tanto tiempo inmóvil el cuerpo necesita estirarse: es recomendable que cada 3 cuartos de hora camines algunos metros, hagas rotaciones de hombros y muñecas y estires el cuello.

Cuídate y escucha tu cuerpo; mejorarás tu nivel de salud tanto física como mental. Y sin saberlo, ya estarás practicando el #SmartAging, la postura ideal ante la vida.


autor
DermoconsejeraExperta en cuidados de la piel

Twitter

Facebook

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Politica de Cookies.

Suscripción a MartiDerm

Te estás suscribiendo a nuestra newsletter para estar al día de todas las novedades de MartiDerm.

EMAIL