12-05-2020 | Dermoconsejera | Cuidados específicos

Y si no teníamos bastante… ¡ACNÉ!

Confinamiento, incertidumbre, mascarilla, guantes, estrés… y si no teníamos bastante… algunos también habéis empezado a sufrir acné.

La crisis del coronavirus está afectando y modificando todas las facetas de nuestras vidas. Hemos cambiado nuestra manera de vivir, de trabajar, de relacionarnos con el entorno e incluso de mirar al futuro. Evidentemente, la aparición del acné no es un problema comparable a ninguno de los anteriores, pero sí es verdad que añade malestar a una situación ya de por sí complicada.

“PERO… ¿POR QUÉ TENGO ACNÉ?”

Estrés y falta de sueño. El estrés y la ansiedad activan las glándulas sebáceas y, por tanto, la producción de sebo. Este dato, unido a que solemos tocarnos la piel y los granitos, incluso inconscientemente, empeora el acné de manera irremediable. Los nervios y la tensión, además, también afectan nuestra calidad del sueño, lo que repercute negativamente en el aspecto de nuestra piel y en la aparición del acné.

Limpieza insuficiente. Al estar en casa sentimos una falsa sensación de higiene. Nos movemos poco, sudamos menos y, al haber cambiado tan radicalmente nuestros horarios y rutinas, perdemos la costumbre de ducharnos a una hora determinada o de limpiarnos la piel del rostro como solíamos.

Alimentación desequilibrada. Durante estos días son tantos los que cuidan su alimentación como los que se han aficionado a los pasteles. Abundan las dietas hipercalóricas ricas en hidratos de carbono de alto índice glucémico, el exceso de grasas, los productos procesados y ultraprocesados…

Falta de una dosis controlada de sol. El sol es necesario no solo para la piel, sino para múltiples factores como, por ejemplo, la salud de los huesos. En dosis de 10 minutos el sol tiene sobre la piel un efecto antiinflamatorio y secante muy beneficioso para tratar afecciones como el acné.

PONGAMOS REMEDIO

Limpieza e hidratación. Por la mañana y por la noche. Y sí, aunque no utilices maquillaje. La clave siempre será utilizar los productos adecuados. En MartiDerm te aconsejamos la línea Acniover, una gama de 7 productos exclusivamente dedicada a este problema cutáneo.

Acniover Gel Purificante. Limpia los poros, elimina el exceso de grasa y equilibra la flora cutánea, ya que respeta el pH de la piel.

Acniover Serum. Previene la aparición de imperfecciones gracias a su efecto seborregulador.

Acniover Cápsulas. Previene el acné desde dentro.

Acniover Cremigel Activo. Controla y reduce la secreción de grasa manteniendo un nivel óptimo y necesario de hidratación.

Acniover Renovador Nocturno. Estimula la regeneración cutánea, reduce las imperfecciones y minimiza los poros.

Acniover Stick Corrector. Controla, camufla y reduce las imperfecciones localizadas.

Acniover Soothing Mask. Mascarilla de efecto intensivo que ayuda a reducir imperfecciones, a regular el equilibrio de la piel y a hidratarla correctamente.

Una actitud positiva. Por la mañana, durante todo el día y por la noche. Y sí, aunque no utilices maquillaje y no tengamos que salir a ningún sitio. La clave de la felicidad no está en una piel perfecta. Está en una actitud positiva. Sonríe. Saldremos de esta. Actitud #SmartAging.


autor
DermoconsejeraExperta en cuidados de la piel

Twitter

Facebook

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Politica de Cookies.

Suscripción a MartiDerm

Te estás suscribiendo a nuestra newsletter para estar al día de todas las novedades de MartiDerm.

EMAIL