20-04-2016 | Dermoconsejera | Cuidados de la piel

Sudoración excesiva: causas y soluciones

Todos sudamos, en mayor o menor cantidad. Y es que la sudoración es una función corporal completamente natural. Sudamos cuando hace calor o cuando practicamos deporte: a través de las glándulas sudoríparas ecrinas se fabrica y se libera un líquido salado y transparente (99% de agua y 1% de sal) que tiene como misión enfriar el cuerpo.

Puede haber momentos en los que sudemos también por estrés o nervios. Pero en estos casos, el líquido que expulsan nuestras glándulas sudoríparas ecrinas se mezcla con el de las apocrinas, que contiene proteínas y lípidos y desprende mal olor.

La sudoración intensa se denomina hiperhidrosis. Muchos hemos experimentado alguna vez una sudoración excesiva, en lugares de clima cálido o después de hacer ejercicio. Sin embargo, las personas con hiperhidrosis sudan intensamente aunque no estén pasando calor o haciendo una actividad física. En estos casos, el sudor puede llegar a ser un verdadero problema en la vida de quien lo padece y no lo puede controlar.

¿Qué hacer si sudamos demasiado?

No existe una solución real para una sudoración excesiva. Sin embargo, las personas que sufren de hiperhidrosis pueden elegir entre varias opciones que minimiza y alivian notablemente los síntomas:

  1. Tratamientos farmacológicos para el control de la hiperhidrosis para zonas localizadas (como manos, pies, axilas e ingles). Se trata de fórmulas, con alfa-bisabolol y ácido salicílico, antitranspirantes que secan de manera inmediata la piel, controlan el sudor excesivo y eliminan el mal olor.
  2. Inyecciones de toxina botulínica: es un tratamiento alternativo a la cirugía, que ha de realizarse 3 veces al año. Los efectos de la inyección se notan a los pocos días, pero al cabo de unos meses la sudoración vuelve a ser intensa y hay que repetir.
  3. Tratamiento eléctrico: se introducen iones en la piel a través de corriente eléctrica. La electricidad paraliza las glándulas sudoríparas por un tiempo. Este tratamiento es adecuado para tratar hiperhidrosis en manos y pies.
  4. Intervención quirúrgica: cirugía que actúa sobre los nervios que estimulan las glándulas sudoríparas. La operación interrumpe la vía nerviosa por la que se propaga ese estímulo de sudoración al que se responde de forma exagerada.

Aunque un tratamiento eficaz puede dar lugar a una mejora importante en la vida de la persona que tiene el problema, antes de optar por uno u otro, es recomendable consultarlo con un médico y establecer el diagnóstico adecuado.

¿Por qué los hombre sudan más que la mujeres?

En general, al practicar una actividad física deportiva disminuye el umbral a partir del cual se empieza a sudar. Pero para las mujeres, incluso después de un entrenamiento, la transpiración continúa siendo más lenta que en los hombres. Antes de a transpirar, las mujeres tienen que alcanzar un alto nivel de intensidad en el ejercicio.

La explicación científica a esto es que ellas poseen menos glándulas sudoríparas y son más sensibles a la deshidratación que el hombre, que transpira más por la testosterona masculina.

Sea como sea, el sudor es una reacción natural de nuestro cuerpo y hay que aceptar que en momentos de calor, en la práctica de deporte y en situaciones de nervios, nuestras glándulas desprendan más líquido de lo normal. Los tratamiento efectivos de la hiperhidrosis localizada pueden ayudar a paliar estas molestias y ayudarte en tu día a día.


autor
DermoconsejeraExperta en cuidados de la piel

Twitter

Facebook

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Politica de Cookies.