02-11-2017 | Dermoconsejera | Cuidados de la piel

Cuidado de la piel en caso de una reacción alérgica

Seguro que alguna vez has sentido como la piel de tu rostro, tras el contacto con alguna sustancia o producto, se enrojece o se irrita. Muchas veces incluso esto se acompaña de mucho picor y tras el rascado aparece una erupción muy molesta. Si te ha sucedido, es posible que estés ante una reacción alérgica que requerirá unos cuidados específicos para que tu piel vuelva a su estado natural.

¿Qué es lo que me pasa?

Algunos componentes de los productos de tratamiento facial que utilizamos en nuestro día a día pueden irritar nuestra piel. Lo que se produce es una reacción alérgica ante esos principios activos y la piel se defiende mediante una inflamación tisular para evitar la absorción de dicho componente y minimizar el daño que pudiera producir.

Sin embargo, cabe reseñar que las reacciones alérgicas dependen del individuo y de su sistema inmune y no del producto aplicado. Pueden existir diferentes respuestas en cada persona.

Pasos para el tratamiento de la alérgica cutánea

Ante una posible alergia cutánea en el rostro, la primera recomendación es no alarmarse. La mayoría de las alergias cutáneas o dermatitis de contacto tienen síntomas de corta duración y su tratamiento suele ser de fácil ejecución:

  • Identificar el desencadenante o alérgeno: es muy importante saber qué es lo que la ha producido. Así que averigua qué te pusiste en un espacio de tiempo corto, porque las reacciones alérgicas no se demoran más de 24 horas. Ante la duda, suspende la aplicación de ese producto.
  • Observa qué signos o síntomas notas: las reacciones alérgicas pueden expresarse de formas muy diferentes. Sin embargo, hay que tener cuidado cuando los síntomas empeoran en poco tiempo, sobre todo si la inflamación se produce en el cuello o en la lengua, por el riesgo de afectación respiratoria.
  • Disminuye el picor y el rascado: te recomendamos que no te rasques, aunque sabemos que no será fácil. En los casos menos graves, podemos intentar aliviarnos con productos a base de agua termal, que tienen un efecto calmante y descongestivo. Existen productos que contienen calmantes de origen vegetal y natural, como la manzanilla, la caléndula, la calamina, el aloe vera o el romero, que son descongestivos, sobre todo si se asocia frío local. No utilices hielo o productos congelados directamente aplicados en la piel, puesto que podrías provocar una quemadura que complicaría el cuadro alérgico.
  • Usa hidratantes calmantes: utiliza humectantes con base antiinflamatoria o antihistamínica con función calmante. Los emolientes deben hacer recuperar la hidratación que se pierde ante la reacción alérgica por efecto de la inflamación.
  • Tratamiento específico: si a pesar de la aplicación de frío local, las cremas o los remedios naturales, persisten el picor o la inflamación, te recomendamos que acudas al médico. A veces el organismo no es capaz de saber que no debe continuar con la reacción de defensa, la inflamación se mantiene y, por consiguiente, también estos síntomas tan molestos. Los tratamientos incluyen antiinflamatorios, antihistamínicos, corticoesteroides e inmunomoduladores químicos o biológicos como vacunas.

El mejor cuidado de todos: la prevención

  • Utiliza productos hipoalergénicos debidamente testados tanto en tu día a día como también cuando sientas enrojecimiento o inflamación.
  • Evita productos que contengan parabenos, fragancias o colorantes, porque son susceptibles de ser irritantes.
  • Comprueba la conservación y la durabilidad de los productos que usas, porque los elementos pueden reaccionar ante las condiciones ambientales y dañar tu piel.
  • Evita el frío o la humedad ambiental.
  • Ajusta tu dieta. Aporta la correcta concentración de vitaminas A, C y E y, sobre todo, bebe agua de forma habitual.

Pero, principalmente, te recomendamos que realices un cuidado diario de tu piel para mantenerla hidratada y limpia. Una piel que no está debidamente limpia es más susceptible de padecer reacciones inflamatorias o alérgicas.


autor
DermoconsejeraExperta en cuidados de la piel

Twitter

Facebook

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Politica de Cookies.