12-07-2016 | Dermoconsejera | Consejos smart aging

Masajes faciales para tratamientos efectivos

¿A quién no le gusta que le masajeen la cara? Acariciarse suavemente el rostro es un gesto tranquilizador y desestresante que nos ayuda, entre otras cosas, a borrar las tensiones de la cara. Pero hay más, auto-masajearse con los dedos mientras nos aplicamos un tratamiento hidratante o anti-aging es un ejercicio ideal para relajar el rostro y reforzar los tejidos. Y es que el uso de fórmulas dermocosméticas mediante gestos circulares sobre la piel, hará que nuestra dermis gane firmeza y elasticidad.

Los expertos en dermocosmética recomiendan realizar este tipo de masaje mañana y noche, coincidiendo con la rutina de higiene facial, ya que a primera hora es necesaria una buena dosis de hidratación para afrontar el día y, por la noche, los tratamientos tendrán más efecto porque es cuando las células de la dermis se regeneran.

Además de ganar salud y energía, con este tipo de masajes nos beneficiaremos de los principios activos que contienen las fórmulas, como los proteoglicanos o la vitamina C, que nos reafirman y reparan la piel.

7 pasos para un masaje facial efectivo

La eficacia de los tratamientos específicos depende en gran medida de cómo los apliquemos. Un buen masaje facial es una buena alternativa para su correcta aplicación, además de aumentar el oxígeno y los nutrientes necesarios para nuestro cutis. Te explicamos con detalle los pasos para hacerlo correctamente:

Paso1 Las arrugas más frecuentes son de expresión y están en la frente. Ten en cuenta la dirección de la arruga y masajea para contrarrestar el pliegue. Son horizontales, así que tienes que dar la solución en sentido vertical y ascendente, empezando por encima de las cejas hacia arriba, hasta llegar a la línea del pelo.

Paso2

Desliza los dedos hacia arriba desde la mitad del entrecejo y repite el movimiento a la inversa.

Paso3

Realiza un masaje circular por la sien dibujando un 8 o un infinito. ¿Cómo hacerlo? Coloca los dedos al inicio de ambas cejas. Pasa por encima del parpado, continua el círculo por la zona de las patas de gallo, baja por la ojera, llega hasta el tabique y llega de nuevo al punto inicial. Repite este movimiento y de esta forma los principios activos del producto penetrarán en las arrugas del contorno fácilmente.

Paso4

Realiza movimientos circulares desde el pómulo hacia las sienes.

Paso5

En esta zona, conocida como “código de barras”, las arrugas son verticales así que hay que hacer los movimientos en dos fases. Primero, desde el centro hasta la izquierda y, desde el centro, hacia la derecha. Serán movimientos horizontales, usando el dedo índice y el pulgar como si pasaramos un cepillo.

Paso6

Realiza movimiento circular a ambos lados de la parte de central de la barbilla, hacia fuera y hacia dentro. Con la mano derecha, irán hacia la derecha, mientras que con la izquierda, serán hacia la izquierda.

Paso7

Termina el masaje con un movimiento suave por el rostro y el cuello, trabajando desde el interior hacia el exterior. Con las palmas de las manos relaja tu rostro realizando círculos de dentro a afuera de abajo a arriba.

Aplicando todo esto, notaremos cómo los masajes en el rostro nos ayudarán a tonificar los músculos de la cara, a distender las tensiones en frente, ojos, mandíbula y cuello y a mantener un rostro terso, sano y bonito. ¿Te animas a probarlo?


autor
DermoconsejeraExperta en cuidados de la piel

Twitter

Facebook