09-08-2018 | Dermoconsejera | Consejos smart aging

Desayunos que iluminarán tus mañanas y tu piel

Hoy, más que nunca, disponemos de toda la información que, de repente, deseamos obtener. Nos convertimos, en lo que tarda nuestro móvil en encontrarlo, en expertas nutricionistas, fashionistas o comentaristas.

Pero, a veces, conviene tomarse algo más de tiempo en investigar el tema que nos interesa.

De los desayunos, por ejemplo, se ha dicho de todo. Y si de todo lo que se ha dicho te has quedado con que es la comida más importante del día, ya nos damos más que satisfechos.

Desde el punto de vista fisiológico, la primera comida del día es tan importante porque rompe con el ayuno nocturno. Durante el sueño, muchas de nuestras funciones cerebrales “se duermen”, necesitando al día siguiente el aporte energético que les proveerá el desayuno para reactivarse para el día.

Los nutrientes básicos para cumplir con ese objetivo son vitaminas, hierro, zinc y calcio, entre otros minerales, por lo que un buen desayuno se define como una equilibrada combinación de lácteos, pan, cereales y frutas variadas que, combinadas, representan el 30% de los nutrientes que necesita diariamente el organismo para funcionar correctamente.

Los elementos que debe contener el desayuno son:

• Lácteos en general: (leche, yogur, queso, que combinados con los cereales aportan proteínas de alto valor biológico)

• Cereales, galletas o pan: aportan mucha energía e hidratos de carbono.

Frutas y zumos: como no se acumulan en el organismo, deben ser incorporadas diariamente.

Un ejemplo perfecto sería el siguiente: cuenco de quinoa con moras y almendras. La quinoa contiene selenio, un mineral que mejora la elasticidad de la piel. Las moras están llenas de antioxidantes, que combaten los radicales libres y las almendras son ricas en vitamina E, la cual te protege la piel del medio ambiente y los rayos del sol.

Para prepararlo, necesitas:
– 1 taza de quinoa
– 1 y 3/4 de taza de leche de coco o almendras sin azúcar
– 1 taza de surtido de fresas y moras
– 1/2 taza de almendras
– 1 cucharada de miel de agave
– 1/8 cucharadita de canela

Preparación:

1. Lava y enjuaga la quinoa una noche antes y déjala secar.
2. Por la mañana, hierve la leche de coco o almendras en una olla e incorpora la quinoa.
3. Agrega la miel de agave y la canela. Mezcla bien.
4. A fuego bajo, tapa la olla y deja hervir a fuego lento durante unos 10 minutos hasta que la quinoa te parezca esponjosa y cremosa. Vigila que no se reseque.
5. Sírvela y añade las moras y las almendras.

RECUERDA que el resto de comidas del día también son importantes. Y sobre todo, intenta beber unos dos litros de agua. No imaginas cómo puede llegar a cambiar el aspecto de tu piel.

Y si quieres ir a por nota con tus desayunos, aplícate cada mañana las ampollas Proteos Hydra Plus SP . Como muchas frutas y verduras contienen propiedades antioxidantes, además de unas extraordinarias cualidades hidratantes. Esto significa que protegen la piel del estrés oxidativo generado por las agresiones del día a día. Así que, si quieres proteger tu piel al máximo, no solo te recomendamos nuestras ampollas Proteos Hydra Plus SP; también te aconsejamos incrementar la ingesta de fruta (arándanos, uvas, moras y ciruelas) y verdura (zanahoria y pimiento verde) durante todo el día. ¡Porque nutrición y cosmética van de la mano!


autor
DermoconsejeraExperta en cuidados de la piel

Twitter

Facebook

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Politica de Cookies.