05-05-2016 | Dermoconsejera | Consejos smart aging

8 Tips para cuidar la piel en verano

Ya hace días que nuestro cuerpo se baña bajo la luz del sol, regalándonos increíbles momentos y sensaciones de paz y bienestar. Y es que el gran astro aporta a nuestro organismo numerosos beneficios: nos da un 90% de vitamina D, que favorece la secreción de dopamina y serotonina, las hormonas de la felicidad.

Pero es más, el sol ayuda a combatir la psoriasis y el acné, activa las defensas y fortalece nuestros huesos. No obstante, relajarse en la toalla no significa no estar precavida, ya que el sol puede ser un arma de doble filo, acarreándonos riesgos para la salud.

Si queremos mantener el buen estado de nuestra dermis, lucir un bonito bronceado y no sufrir consecuencias en el futuro no debemos bajar la guardia este verano.

8 consejos para tener una piel sana durante el verano

Recuerda que tu piel tiene memoria y que lo que hagas hoy se reflejará mañana en ella. Así que, mejor seguir una serie de precauciones estos meses y evitarnos disgustos el día de mañana. Aquí tienes 8 cuidados necesarios para que tu dermis no sufra más de la cuenta este verano:

  1. Limpieza: para conseguir un bronceado homogéneo y 100% seguro hay que preparar la piel. Antes de exponerte al sol, te recomendamos una exfoliación corporal (en la ducha, por ejemplo) así eliminarás las impurezas, alisarás la piel y la dejarás lista para el sol. En plena temporada de playa, recuerda realizar tu limpieza diaria con fórmulas suaves que eliminen la suciedad sin alterar el manto ácido de la piel.
  2. Hidratación: la falta de agua en la piel se traduce en un aspecto seco, apagado e incluso escamado. Aplicarse fórmulas hidratantes en abundancia, sobre todo en el cuerpo, nunca está de más, ya que estos productos crean un muro de protección en la superficie cutánea haciendo que el agua quede retenida en el interior. Dedícale al rostro una atención a parte, puesto que la piel en esta zona es mucho más fina y requiere de tratamientos dermatológicos más específicos.
  3. Protección: aplica el protector solar media hora antes de exponerte al sol, sobre la piel limpia y seca. Ponte de forma generosa. Los expertos recomiendan unas 6 cucharaditas de café de fotoprotector para asegurar su acción defensora y renueva la aplicación cada dos horas aproximadamente (o cada vez que te metas en el agua). No olvides que incluso cuando estás en la sombra o esté nublado es necesaria una protección adecuada (mínimo 30 FPS).
  4. Tiempo justo: evita ponerte al sol en las horas de máxima verticalidad (entre las 11h y las 16h de la tarde). Empieza a exponerte progresivamente, sobre todo los primeros días de playa. No olvides que los riesgos de quemaduras en la montaña o el mar abierto son más elevados, así que usa fotoprotectores no inferior a 30 FPS.
  5. Ropa adecuada: cuando vayas a la playa o a la piscina no uses productos que contengan alcohol, perfumes o colonias, ya que podrían inducir a la aparición de manchas en la piel. Cuida con especial atención las zona del cuerpo que siempre están expuestas, como la cara, el cuello, la nuca, el pecho, los brazos y las piernas. Así, escoge ropas ligeras, sombreros, fulares y pareos frescos.
  6. Alimentación: no abuses del consumo de carnes y decántate por las frutas, verduras y alimentos ricos en antioxidantes, que ayudarán a prevenir la degeneración celular y estimularán el flujo sanguíneo de la piel. Encontrarás vitamina A en la leche, los huevos y el pescado; vitamina B en las almendras, nueces y melocotones; vitamina C en naranjas, piñas y kiwis, y vitamina E, en frutos secos y tomates. Te explicamos en otro post con detalle los alimentos adecuados para un buen bronceado.
  7. Beber más agua: tu cuerpo pierde gran cantidad de agua con el calor, por lo que debes reponerla constantemente. Toma muchos líquidos, además de agua, puedes ingerir gazpachos, sopas frías y ensaladas, que son grandes fuentes de H2O.
  8. Para las manchas: para contrarrestar y prevenir las manchas ocasionadas por el sol, también puedes utilizar fórmulas dermocosméticas que incluyen ácido kójico, que ayuda a disminuir la síntesis de melanina.

Si tenemos en cuenta todos estos factores y somos un poco precavidos bajo el sol, podremos disfrutar de un verano sin igual y libre de riesgos. Mimar nuestra piel ahora significa una piel sana en el futuro.


autor
DermoconsejeraExperta en cuidados de la piel

Twitter

Facebook

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Politica de Cookies.