06-02-2017 | Dermoconsejera | Consejos smart aging

5 claves para tu ritual de belleza en invierno

Ya se acerca esa época del año llena de regalos, sonrisas, luces y, cómo no, de esos esperados encuentros con familia, amigos y compañeros de trabajo. Aunque la agenda nos apriete y nos diga que son muchos, más de los deseables, no cabe duda de que nos encanta esta época. No hay diciembre que se precie que no venga acompañado de estos entrañables eventos donde es muy importante controlar los excesos alimentarios y esas copas de más, sin olvidarnos de seguir una buena rutina de belleza.

Además, la Navidad, como sabéis, viene acompañada por la bajada de las temperaturas, con el riesgo que eso supone de sequedad para nuestra piel. Ello hace que debamos prestar un cuidado especial al frío invernal para evitar la exacerbada deshidratación que produce.

Así que, para que nuestra piel brille, y no precisamente como un árbol de Navidad, aquí os adjuntamos una rutina enfocada a que nuestra piel resplandezca sana en tan singulares fechas:

  1. Limpieza sí, irritar nuestra piel no. Deberíamos limpiar siempre nuestro rostro y nuestra piel con agua tibia. Subir la temperatura de la ducha, a pesar de que pagaríamos por quedarnos a vivir ahí dentro, solo sirve para aumentar la descamación. Es importante evitar lavarnos excesivamente las manos, ya que esto puede dar lugar a dermatitis de contacto nada favorecedoras.
  2. Hidratación. El paso más importante e imprescindible para nuestro rostro es su hidratación Deberíamos aplicar productos suaves testados dermatológicamente unas 2-3 veces al día tras el lavado. La mejor forma es utilizando cremas de aplicación diaria de alta composición lipídica. Estas cremas hidratantes (ácido hialurónico, vitamina F, escualenos o ceramidas) evitan que el agua de la piel se evapore. Y, si el tiempo aprieta, recomendamos usar ampollas de acción rápida justo antes de cualquier evento.
  3. Protégete del frío y de los cambios de temperatura. El efecto vasoconstrictor que se origina cuando baja la temperatura hace que los tejidos pierdan agua y se vuelvan más secos, y por tanto más friables. Este fenómeno puede observarse con mucha asiduidad en los labios o en los dedos de las manos. Por tanto, intenta utilizar siempre guantes y ropa de abrigo. Si vas a pasar unos días en la nieve, recuerda que la radiación ultravioleta aumenta hasta un 80 % por el reflejo de la luz, y por tanto su efecto nocivo.
  4. Tratamientos especiales. Esta época del año es ideal para realizarse tratamientos más intensos como peelings o láser, que tienen un efecto en el rejuvenecimiento de la piel. Durante el tratamiento recuerda utilizar cremas con filtro solar, porque así contrarrestarás el efecto de hipersensibilidad que producen.
  5. Evitar excesos. Lo sabemos, es muy fácil de decir, pero imposible de cumplir. Ya entendemos que disminuir el estrés diario estas fechas va a ser imposible. Pero está demostrado que el descanso y ajustar nuestra dieta, aumentando la ingesta de fruta y de agua, es una fuente de salud para esta piel nuestra que va a sufrir la dureza de estos días. Una dieta rica en vitamina C y antioxidantes es básica para afrontar estos meses. El tabaco puede influir negativamente en la aparición de afecciones vasculares que, si llegan a hacerse visibles, son de difícil tratamiento. Por su parte, también el alcohol puede favorecer la vasodilatación distal y conjuntamente con el efecto frío producir este tipo de lesiones bastante perturbadoras.

Ante todo, esperamos que te protejas muy bien del frío y que consigas una hidratación óptima para que puedas lucir una piel saludable y cuidada.


autor
DermoconsejeraExperta en cuidados de la piel

Twitter

Facebook